29 de Marzo de 2018
Bajo las mismas estrellas. Pie Izquierdo Teatro

¿Qué ven los niños de otras culturas cuando miran al cielo?

Espectáculo por la interculturalidad y de participación para escolares a partir de 3 años.

Dos personajes de procedencias muy distintas cuentan las historias de sus pueblos, se escuchan con el encanto de quien se descubre en un mundo rico y divertido por boca de los títeres de Esther Pérez Arribas, de los niños y niñas del público que también quieren contar lo suyo...

Jueves 29 de Marzo a las 12:30 y a las 19:00h.


La compañía de teatro Pie izquierdo se crea en Valladolid en 2004, Su intención es crear espectáculos que mezclen diferentes técnicas, como danza, títeres, música... y el primer estreno es “Bien distintos” en enero de 2005, un espectáculo para público infantil sobre la diversidad, que aún sigue rodando por los escenarios.

Tras esta experiencia, seguimos investigando sobre las infinitas posibilidades del teatro para público infantil, haciendo varios espectáculos de pequeño formato para campañas escolares y elaborando cuadernos pedagógicos sobre los temas que se trataban en las obras “Transitando” (Educación vial), “Bajo las mismas estrellas” (interculturalidad), “¿Tú de qué cuento eres?” (animación a la lectura) y “Feliz aterrizaje” (astronomía).

En 2008, Esther Pérez Arribas, directora de la compañía y autora de todos los textos que se representan, adapta “La dama boba” de Lope de Vega para público infantil. la idea surge de la constatación de que no existen adaptaciones para niños, de textos de autores de nuestro siglo de oro, ese brillante periodo de la literatura dramática española.

Recogiendo siempre excelentes críticas. Siguiendo en la línea de adaptar clásicos para la infancia en 2011 estrenamos “El gran mercado del mundo”, una versión del Auto sacramental de Calderón de la Barca, en la que varios personajes alegóricos muestran que la vida es una continua toma de decisiones, que se debe aprender de los errores y que merece la pena luchar por los sueños pero toda esta carga pedagógica de conceptos éticos, no sería interesante como espectáculo teatral si no hubiera un conflicto, música en directo, títeres, máscaras, sombras, danza, lenguaje en verso e improvisación con el público, que dota al espectáculo de un alto grado de comicidad.